Pequeño ritual para recibir el Año Nuevo

Se acercan las fiestas y entre ellas la celebración del Año Nuevo, un momento bisagra en el que la mayoría comenzamos a hacer balances sobre todas las experiencias vividas en el último año. Y digo bisagra porque si bien para algunos solo cambia un número, a otros el fin de año nos predispone psicológicamente de otro modo, nos permite "resetearnos", comenzar de nuevo: si en el año viejo pasamos situaciones difíciles, la celebración de Año Nuevo nos permite poner las cosas en perspectiva y arrancarlo con energías renovadas; o si al contrario, el año viejo fue muy positivo, el nuevo año nos encontrará listos para seguir explorando nuevos desafíos.

Pequeño ritual para recibir el Año NuevoEl ritual que les propongo es muy sencillo, lleva pocos elementos y no requiere de mucho tiempo, se los prometo. Se puede hacer tanto en solitario como en grupo, y en cualquier momento del día. Hay dos fechas a elegir: el 22 de diciembre (para aprovechar la energía de la Luna Llena) o el 31 de diciembre, para despedir el año viejo y recibir con la mejor energía el 2019.

Materiales:

  • Un sahumerio, aceite esencial o incienso a elección.
  • Una vela de cualquier tamaño y color.
  • Una galletita, un trozo de torta (pastel, para otros países), una fruta o cualquier otro snack pequeño que prefieran. Los frutos o comidas de estación son especialmente apropiados.
  • Una campana, un instrumento musical o cualquier otro objeto que haga ruidos festivos (incluso pueden usar su propia voz).
  • Una botella de bebida a elección, con la que deseemos brindar para recibir el nuevo año.

Para iniciar, encendemos nuestro sahumerio y cerramos nuestros ojos un instante. Mientras nos dejamos envolver por el agradable aroma que elegimos, imaginamos que el lugar en el que nos encontramos se transforma en un espacio sagrado, en donde todo es posible. Intentamos aislarnos mentalmente de los ruidos del exterior, pues dependiendo del día y la hora en que lo hagamos, es posible que la gente ya se encuentre celebrando. Inspiramos lentamente y expiramos profundamente tres veces, y a continuación encendemos la vela. Por favor, tomar todas las medidas necesarias para evitar accidentes.

Observamos la llama de la vela y ponemos nuestras manos sobre el alimento que elegimos, pensando en los aprendizajes del último año, todas las cosas buenas que ocurrieron, nuestros logros y todo aquello por lo que estamos agradecidos. Tras nutrirlo con todas esas vibraciones positivas, lo comeremos agradeciendo todo lo que el año viejo nos dejó. De acuerdo a nuestras creencias, le agradecemos a nuestro Dios/nuestros Dioses, al Gran Espíritu, a la Energía Universal, a los ángeles, los espíritus guías o a los guardianes de nuestro hogar por protegerlo durante todo el año (podemos incluso dejarles una pequeña ofrenda como gesto de gratitud: una fruta, un poquito de vino, unas flores, etc).

A continuación, ponemos ambas manos sobre la botella mientras miramos la llama de la vela. Absorbemos toda la luz de la vela a través de nuestros ojos y con cada inhalación que realizamos con nuestra nariz, viendo cómo toda esa luz entra en nuestro cuerpo, llenándolo por completo, limpiándolo y eliminando todo rastro de negatividad. Visualizamos también cómo esa luz pasa a la bebida de la botella a través de nuestras manos. Tras permanecer así un momento, tomamos la campana o el instrumento y le tocamos doce veces junto a la botella. Desde tiempos antiguos, el ruido ha servido para alejar la negatividad y los malos espíritus, y de este modo estaremos derramando bendiciones y protección para todo el año que comienza (un golpecito o un acorde por cada mes). Si nos valemos de nuestra voz, podemos recitar doce veces un mismo mantra: Gracias, Om, Bendición, Amor, etc, etc.. Por último, dejamos que la vela, el sahumerio o el aceite se consuman por completo, y guardamos la botella en un lugar donde nadie pueda tocarla.

El 31 por la medianoche, compartiremos esa bebida con nuestros seres queridos: cada vez que beban de ella, choquemos las copas, les demos un beso o un abrazo deseándoles felicidad, estaremos compartiendo la energía positiva, las bendiciones y la Luz Sagrada de este ritual con cada uno de ellos. Siéntanse con absoluta libertad de modificar este ritual de acuerdo a sus necesidades: cuando el corazón es noble y las intenciones son puras y elevadas, los resultados serán siempre buenos!

Mucho éxito con el ritual y toda la luz del mundo para ustedes y sus seres queridos. Que el 2019 venga cargado de oportunidades, superación, abundancia, salud, paz y mucho amor!

Daniel.

Pin It

Dejá tu comentario...

Seguime en Instagram!     Seguime en Pinterest!

Petición para que vuelva Canal Infinito "abre tu mente"

[click en el logo ↓ para ingresar tu firma]
Hacer click aquí para firmar la petición

También podés unirte a la fanpage del proyecto desde este enlace!